fbpx
cosas maravillosas: lugares habituales

Tener algún lugar habitual al que ir

Cuando tenía 12 años soñaba con tener un lugar de encuentro con mis amigos como “Central Perk” de Friends. cuando tuve edad suficiente me di cuenta que no es tan fácil tener ese lugar en el que te sientes “como en casa”.

Ahora que estamos en cuarentena y no tenemos a donde ir, me doy cuenta de lo importante que son esos lugares habituales.  Esa panadería en la que al entrar por la puerta me preguntan ¿lo de siempre? y yo respondo sí, porque me conocen porque estoy en confianza. ¡Qué bien sienta eso!, ¿verdad?

Pero ser habitual en algún lugar no sucede de un día a otro, es una relación que se siembra y se va cultivando con el paso del tiempo, a veces tardan días, semanas, incluso años hasta que encuentras ese lugar que es “como tu casa” fuera de casa.

Es una relación que va surgiendo poco a poco, como un romance. No basta solo con frecuentar un lugar, es necesario sentirse bienvenido, la decoración, las personas que lo frecuentan, los que atienden, todo se vuelve familiar. 

En este mundo globalizado y anónimo, de grandes tiendas y estandarizado, qué bueno es sentir esa conexión humana que te vincula con un lugar especial, ese es el encanto de las tiendas del barrio, de la peluquería habitual o del bar de la esquina, que te conocen, que tu los conoces y te hacen sentir como en casa…

Cuando termine esta cuarentena, ¿tienes algún lugar especial al que quieras volver?