La mamá perfecta, la mujer perfecta, la esposa perfecta, la amiga perfecta…
 me cansé de buscar la perfección.
Mi mejor yo posible no es perfecto…

es simplemente feliz

Por eso, en lugar de buscar la perfección, he decidido recordar esas maravillosas cosas que me hacen feliz, cultivar una mentalidad positiva, la gratitud y la resiliencia…  con ello espero acercarme a “el mejor yo posible” que puedo llegar a ser…

¿Me acompañas?

Más Cosas Maravillas...

El mejor yo posible que me puedo imaginar… 
un poco despeinada, sin maquillaje ¡pero feliz! Disfrutando un croisant a media mañana en compañía de
los que me quieren.
 ¿Y tu?… sabes 
¿cuál es tu mejor yo?